Hot Viking Cruises
Heidenfest 2015

Finde en Helsinki (cortesía de Visit Helsinki)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empezaremos poniéndonos un pelín serias para dar las gracias a los de Visit Helsinki por ser unos incautos y darnos un viaje gratis realizar el concurso y brindarnos la oportunidad de volver a una ciudad que nos tiene enamoradas <3

El viaje prometía, y no solo por el hecho de que nos pagaran los vuelos, estancia y la Helsinki Card…Al conocer el hotel en el que nos íbamos a alojar supimos que la espantajería que auguraba cualquier viaje de putas locas a Finlandia estaba asegurada. Y es que dicho lugar era nada más y nada menos que una antigua cárcel reconvertida en hotel. Era como si los de Visit Helsinki se olieran que estas dos señoras cachondas españolas no eran del todo fiables y nos metieran allí como advertencia de que el tráfico de furcios y otros negosios dudosos es ilegal. Pero empecemos por el principio…

DÍA 1: De paseos y experimentar la finnish way of life

Salimos de Barcelona con un vuelo de Finnair (todo muy finlandés, que no se diga), donde tuvieron a bien darnos un almuerzo y bebida gratis. Según nuestras fuentes antes era costumbre sacar un carrito con botellas de vodka que paseaban hasta acabar todos borrachos vaciarlas, pero por desgracia lo visto ya no lo hacen.

tumblr_mpvt0sVClQ1sy6eowo1_400¿Será porque los Korpiklaani beben tanto que casi les arruinan cuando vuelan con ellos?

Llegadas a la ciudad, nos dirigimos a la prisión preventiva Hotel Katajanokka, situado (como su nombre indica) en el distrito de Katajanokka, una zona muy cuqui y pija con arquitectura de estilo modernista, la catedral ortodoxa de Uspenski y el puerto con cruceros y presencia de rompehielos en invierno. Como podéis apreciar, disimular la apariencia de cárcel no parece ser una de las prioridades del lugar, además de que el personal del hotel iba con camisetas a rayas blancas y negras para darle más toque perturbante seriedad al asunto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿No es acogedor y romántico?

Acto seguido salimos a dar un garbeo y pasar la tarde por el centro, puesto que ya era demasiado tarde para visitas culturetas. Helsinki no es una ciudad demasiado grande y puedes moverte saltando de furcio en furcio a pie fácilmente, de modo que pasamos por sitios ya conocidos como la Plaza del Mercado (Kauppatori) al lado del puerto, el parque y la calle Esplanadi, la concurrida Aleksanterinkatu (llena de tiendas saqueables) o los jardines de Kaisaniemi.

Para la cena decidimos ir al restaurante Savotta, ya que la Helsinki Card incluía descuento nos apetecía probar la cocina típica y tradicional finandesa.

Ante todo seriedad

Como podéis observar en la imagen superior, el restaurante prometía una espantajería que en principio no esperábamos y que no tardamos en comprobar. El camarero era un cachondo que servía chupitos de vodka sobre un ski de madera y nos enseñó a brindar en finés (Kippis!). Aún no nos habíamos acabado las deliciosas cervezas caseras y ya empezábamos a notar los estragos del alcohol, aunque a juzgar por las risas de hienas borrachas, el jolgorio y las varias botellas de vodka vacías de las otras mesas, no éramos las únicas.

Después de la grata experiencia y llenar el estómago, estábamos preparadas para disfrutar de lo realmente importante: la gran selección de campos de nabos pubs de rock y metal 8-)

tumblr_mphg9yNAXa1s6cu5mo6_250Mathias Nygård knows, bitches

PRKL Club

Uno de los bares más conocidos y destacables. Cuenta la leyenda que aquí puedes encontrar  a músicos famosos del mundillo un día cualquiera, aunque nosotras no hemos tenido el placer…De momento :roll:

wall

Buen ambiente, buena música…y buenos mozos. Muchos ya cazados, sí, pero una furcia se alegra la pepitilla vista igual con tanto pelaso y belleza por doquier. Esta vez decidimos limitarnos a las cervezas porque en la anterior ocasión pensamos que estaría guay intentar suicidarnos probar un chupito de El Mal Minttu y con una vez tuvimos de sobra.

tumblr_lojmgtBYQV1qhvjoio1_250On the Rocks

La fauna local iba desde rubios melenudos a calvos, pasando por gente de mediana edad, españoles que intentaban ligarse a finlandesas incautas y señores solitarios perturbantes con pinta de profe de instituto. Lo que se dice un surtido variado. La música variada también, aunque básicamente rock y metal. Además del bar con terraza, también tienen un espacio para conciertos durante la semana.

RocksSisäUUS2

Cabe hacer mención de ciertas experiencias/consejos para furcis: el primero es que NO llevéis anillos sencillos (o de ningún tipo por si acaso) en el dedo anular o los maromos potencialmente cazables pueden pensar que estáis prometidas o casadas. #TrueStory. En tierras hispanas no vemos muy común pensar que una señora de veinti-algo vaya a estar casada, con o sin anillos sospechosos, pero por lo visto en Finlandia sí porque son espesiales. El segundo es que no subestiméis el poder de llevar las uñas pintadas (sobre todo de rojo): triunfo asegurado incluyendo halagos varios de señores random y divertidas y ebrias discusiones acerca del color de las mismas.

DÍA 2: De turisteo cultureta y cómo acabar de bar en peor

Nos levantamos a una hora respetable y elegimos hacer una visita al Museo Nacional de Finlandia para aprender más sobre la cultura e historia finlandesas. Pasaos por allí si os interesan estos temas, su colección alberga desde espadas vikingas a tronos porn, pasando por una sección dedicada a Laponia y los sami o los preciosos frescos sobre el Kalevala del famosos artista Akseli Gallen-Kallela.

PicMonkey Collag

Teniendo la Helsinki Card podríamos haber visitado otros museos y satisfacer nuestro lado cultureta (que también tenemos, ojo), pero lo cierto es que no nos salió del higo daba tiempo a todo. Dejamos pendiente esas visitas para otra ocasión y nos dispusimos a llenar el estómago de nuevo despues del café aguachirri de chichinabo rápido desayuno.

Como no podía ser de otra manera, volvimos por segunda vez al restaurante vikingo Harald, visita obligada si visitáis la ciudad. Comida excelente, ambientación cual taberna vikinga con hachas y escudos colgando de las paredes, y lo más importante: cascos de plastiquete con cuernos para hacer el monguer ponerte mientras comes y ser no historically accurate molar.

10647198_837819546229092_6344361181902036127_n

Party hard después de los saqueos

PicMonkey Collage

Tampoco es que el personal del restaurante esté muy fino

Como también somos unas ladies, tras dar buena cuenta de las delicias vikingas fuimos a tomarnos nuestro cafetico cual finlandesas de pro al Café Engel, un sitio cuqui con vistas a la conocida plaza del Senado.
Después de un paseo volvimos al hotel pillando las camas por banda para echarnos una merecida siesta de varias horas durante un rato y luego, frescas como lechugas, arreglarnos para la noche. Resultado: entre unas cosas y otras llegamos tarde al restaurante donde teníamos pensado cenar (¡¿en qué clase de país los restaurantes cierran la cocina a las 11 de la noche, por Odín?!), quedándonos sin la comida lapona que pensábamos degustar en el Saaga.

tumblr_mdqzterikk1qzi6s9o2_250“Si no podemos comer siempre nos queda el beber” (Antiguo proverbio finlandés)

Kallio

Tras esto nos dirigimos a ahogar nuestras penas en alcohol buscar algún bar decente en la zona de Kallio, el barrio de los hipsters jóvenes guays y estudiantes antaño ocupado por populacho la clase trabajadora.

5.7.2012_made_in_helsinki_avajaiset-139

Modernillos esperando para la inauguración de un nuevo garito cool. Dicen que si les miras más de dos veces te entran ganas de llevar gafas de pasta…Sin cristales. Y sin tener miopía.

Sabréis que habéis llegado por la concentración de locales de kebabs y otras comidas de dudosa reputación, bares y tiendas vintage monas, a la par que por la presencia de chavales moennos y perroflautas haciendo botellón picnic en los parques a primera hora de la tarde.

post_display_cropped_open-uri20130810-1220-3qnrzr

Parecen inofensivos…Pero cuidado, defenderán su botellón aunque les vaya la vida en ello

Pillamos una de las calles con varios bares y entramos en el primero en el que parecía que quedara algún hueco libre, porque estaban todos a petar, naturalmente. Nos hicimos con un par de taburetes en la barra y empezamos la noche con medio litro de rica cerveza finlandesa, lo justito para ir cogiendo tono.

tumblr_mve4rwfA8v1sh6hl7o2_r1_400

“Who will be there when the beer es bien? Nosoootras, you can drink with us!”

Pudimos comprobar una vez más cómo se cumple el tópico de que los finlandeses se sueltan la melena (literal y metafóricamente) cuando llevan varias copas encima, pasando a ser seres normales sociables y que no callan ni bajo el agua habladores que incluso se invitan a un chupito si se tercia. Sí, hemos de confesar que esa noche bebimos en cantidades industriales a la finlandesa, por aquello de donde fueres haz lo que vieres y tal.

tumblr_my82lqq7281sf7rl5o1_500Arriba, abajo, al centro y pa dentro.

Probamos distintas cervezas patrias (que personalmente nos encantan), el cubata finlandés o lonkero (ojocuidao no pasarse con ellos, avisamos) y chupitos varios como el conocido salmiakki (licor de regaliz salado) o el fisu (vodka con Fisherman’s Friend). No diremos cantidades exactas, solo que los litros se podrían contar con los dedos de una mano. Los Korpiklaani estarían orgullosos de nosotras, HOYGAN.

tumblr_mpvt0sVClQ1sy6eowo1_400Sí, Jonne, ya lo hemos pillado la primera vez :P

DÍA 3: De cómo despedirse de la ciudad con resaca

Era el último día, nos quedaba solo la mañana para disfrutar de nuestros últimos momentos en la ciudad y nos acompañaba una resaca épica que ríete tú del día siguiente a un festín en el Valhalla. Pero ah amig@s, teníamos un as en la manga para estos menesteres, o más bien en la Helsinki Card: un relajante y bonito paseo en barco por las islas de la costa de Helsinki (Beautiful Canal Route) que fue mano de furcio santo para nuestro estado lamentable post-party. A parte de esto, muy recomendable por las preciosas vistas no maromiles y explicaciones históricas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Casitas cuquis donde veranean los finlandeses

Después de esto probamos nuestro último bocado finlandés en uno de los puestos de comida de la plaza del Mercado, porque nunca nos cansamos del delicioso salmón que preparan.
Muy a nuestro pesar, volvimos al hotel a por los trastos y nos dirigimos a coger el bus que nos llevaría de nuevo al aeropuerto mientras pateábamos por última vez las calles de Helsinki.
Pero no creáis que todo acabó en arcoiris y unicornios, una vez en el avión se desató una tormenta del copón con la que nos hicimos ilusiones de quedarnos un día más en la ciudad, visto que el vuelo se retrasaba cada vez más…Aunque finalmente Thor no quiso concedernos el favor y salimos de regreso a Barcelona, con la esperanza de volver pronto.

 

SITIOS DE INTERÉS

Estancia

Hotel Best Western Katajanokka

Turismo

Museo Nacional de Finlandia

Paseo en barco por las islas con el tour Beautiful Canal Route

Centro de la ciudad: Aleksanterinkatu, Esplanadi, Plaza del Mercado.

Comida

Restaurante Savotta

Restaurante Saaga

Restaurante vikingo Harald

Puestos de comida en la Plaza del Mercado

Café Engel

Bares/pubs

PRKL Club

On the Rocks

Zona de Kallio

 

Please like & share:

Deja un comentario

Facebook